Planeación Estratégica – Un ejercicio que requiere principalmente “coraje”

ejecute

¿Cuál es la dificultad de hacer Planeación Estratégica?

Ciertamente NO es la metodología. Con apoyo y facilitación se pueden poner los elementos necesarios sobre la mesa para lograr una perspectiva estratégica (Fortalezas, Debilidades, Oportunidades, Amenazas), se puede conseguir información para caracterizar el entorno interno y externo de la organización, con los cuales trabajar para conseguir objetivos estratégicos y planear lo necesario para cumplirlos.

La dificultad radica en que hacer este ejercicio implica desafíos personales tales como:

  • “levantar la cabeza” de lo que normalmente hacemos sin pensar, de manera automática, y reflexionar acerca de este hacer
  • indagar sobre las debilidades de nuestra organización…y aceptarlas
  • escuchar tendencias, opiniones y fundamentos acerca de lo que NO está resultando
  • desprenderse de la propia responsabilidad y mirar críticamente el desempeño de laejecución en el contexto estratégico
  • articular los pros y contras que tiene quedarnos como estamos así como movernos en algún escenario y enfrentar las consecuencias e impactos
  • presentar el plan estratégico, negociar con la convicción de fundamentos con los que se definieron objetivos estratégicos y las metas a alcanzar
  • movilizar dicho plan estratégico como un compromiso del equipo que lo planeó y asegurar el cumplimiento de las metas
  • evaluar fundamentadamente los resultados tangibles obtenidos en la ejecución, la validez de la estrategia actual y hacer los ajustes necesarios o cambiarla.. con las consiguientes consecuencias..

En conclusión, la gente naturalmente prefiere que le digan “cuál es el número que tiene que dar, qué tiene que hacer y, ojalá cómo hacerlo“, aunque por lo general se queje posteriormente que le imponen metas y que no hay derecho a pataleo

El desafío entonces está en tomar el toro por los cuernos y hacer un proceso de Planeación Estratégico que genere un plan fundamentado: discutiendo premisas, ampliando la perspectiva, aprendiendo de la visión de los demás, fundamentando escenarios posibles, comprometiéndose, individualmente y como equipo, a hacer una promesa que genere un futuro mejor en primer lugar para sí mismo y luego para la compañía

La segunda parte es “negociar” este plan con dignidad, convicción y amparado en la promesa de resultados, consiguiendo los recursos y declaraciones necesarias para habilitar este plan estratégico

La tercera parta es cultivar una férrea disciplina de ejecución que asegure “que cualquiera sea la estrategia, funcione”, diseñando un proceso y prácticas para manejar contingencias y levantar restricciones para movilizar el plan y asegurar los resultados

Y, por último, capacidad y apertura para evaluar resultados, reflexionar y aprender de lo realizado y de las propias capacidades así como revisar (y mantener, ajustar o cambiar) si la estrategia es la más indicada para “conquistar la posición declarada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s