Estrategia Personal – ¿Cómo Evaluarás el Éxito en tu Vida ?

Compass

Poniéndome al corriente en algunas lecturas atrasadas di con un artículo “maravilloso”.

Y ustedes se peguntará por qué o qué tiene de maravilloso…

La respuesta es que es una Clase de Negocios aplicada a la vida personal, utilizando ejemplos que ilustran muy bien los mensajes e invitan, con destreza sublime, a tomar “acción con sentido”

El contexto es el siguiente: La Clase 2010 de Graduados de MBA de la Universidad de Harvard, le pidió al profesor Clayton M. Christensen, autor del libro The Innovator’s Dilemma entre otros, que les dirigiera unas palabras sobre cómo aplicar los modelos y teorías aprendidas en el Programa en el diseño de la vida personal

En su conversación, el profesor Christensen, les ofrece 3 preguntas de diseño a los graduados:

  1. ¿Cómo asegurarse de encontrar la felicidad en sus carreras profesionales?
  2. ¿Cómo asegurarse de que su vida matrimonial y familiar sea una fuente inagotable de felicidad?
  3. ¿Cómo asegurarse de tener una vida íntegra (“fuera de la carcel”)?

las que va respondiendo de 2 maneras: aplicando algún modelo o teoría de Management y compartiendo un ejemplo de su vida personal

Yo sólo daré aquí una breve síntesis de lo que propone Christensen de manera magistral en su ponencia:

  1. Para responder la primera pregunta sugiere considerar la teoría de Frederick Herzbergque propone que la principal motivación en nuestras vidas no es el dinero sino la oportunidad de aprender, crecer en responsabilidades, contribuir con otros y ser reconocido por nuestros logros. Christensen sugiere entonces trabajar en encontrar  y/o conferir significado y relevancia a nuestros carreras profesionales de modo que se conviertan en espacios de satisfacción. Concluye que el Management bien realizado permite cultivar una vida profesional plena de conseguir logros ayudando a otros a crecer y desarrollarse
  2. La respuesta a la segunda pregunta la asocia con la definición y ejecución de estrategia. Es decir, en la coherencia entre la estrategia definida y lo que la compañía invierte y utiliza sus recursos. Una de las dificultades principales que apunta aquí es que al igual que las empresas,  nuestro proceso de asignación de recursos por lo general prioriza sobre aquellos proyectos que tienen un retorno más rápido y tangible (observable). Que en lo personal se traduce en más horas de trabajo (presentaciones,  ventas, reportes, nuevos y más proyectos) cuyo resultado es más inmediato que dedicar más horas a la esposa(o) o a los hijos cuyo resultado se verá tal vez en 20 años y cuyos síntomas de fractura son práctica y aparentemente invisibles
    El otro punto central para responder esta pregunta es la Construcción de Cultura que Christensen relaciona con la utilización de Herramientas de Cooperación, que apunta a que no basta descubrir hacia donde hay que dirigir una organización sino el desafío es lograr llevar, a la gente que no lo sabe, por ese camino. Distingue aquí que las herramientas de poder (como castigos, autoridad y otros) sirven sólo en ciertas condiciones pero luego no serán efectivas. Que el ir construyendo, según Edgar Schein del MIT, una recurrencia de acciones efectivas termina generando consenso y últimamente cultura en la gente  para lograr los objetivos satisfactoriamente. Y que esto es tan válido en casa como en las organizaciones de negocio
  3. Para responder la tercera pregunta, Christensen hace referencia a la teoría económica del Costo Marginal para evaluación de alternativas de inversión. Explica que esta teoría tiende a ignorar las costos y esfuerzos con los que una compañía sienta las bases de su éxito y funciona cuando el futuro es una proyección idéntica del pasado  (cosa nada más dudosa en nuestros tiempos de cambio continuo). A pesar de lo anterior, dice, esta teoría es la que tenemos más a la mano cuando tenemos que decidir entre algo bueno o malo. Lo caracteriza como una vocecita que nos dice: “Mira, se que como regla general la mayoría de la gente no haría esto. Pero en esta particular y apremiante circunstancia, únicamente esta vez, está bien”. Y que las decisiones de deshonestidad e infidelidad por lo general las basamos en este pequeño inciso de: “únicamente esta vez” sin reparar en los costos integrales y el cambio de rumbo sobe nuestra misión origínal a la que nos puede llevar el tomar esta opción

Cabe destacar que el profesor Christensen fue diagnosticado con Cáncer en Diciembre del 2009 y ha reaccionado muy favorablemente al tratamiento que los Doctores confían en una recuperación completa (status). Declara que esta experiencia a él le ha enseñado que será medido por Dios no por la significativa contribución a los Ingresos de compañías por sus trabajos sino por el número de gentes que logre “tocar a través de su vida y enseñanzas”. Termina por ofrecernos también un desafío similar como métrica para medir la utilización de nuestras capacidades, talentos y energía en nuestros vidas.

Bueno, para no pasarme demás de una síntesis, les dejo el mensaje completo del Dr. Clayton M. Christensen que como verán me perturbó positivamente con su mensaje. El artículo lo pueden leer aquí o adquirir en www.hbr.org con el Reprint #R1007B

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s