Cultivar Emociones Positivas: Plataforma Básica para Ganar el Juego

1346869502849-Mal_Foco_1.jpg1346869540741-Mal_Foco_2.jpg

En la continua observación del Tenis, como espectador televisivo y como jugador aficionado, como dominio de acción y efectividad he podido caracterizar diferentes situaciones en las que el resultado no es consistente con las expectativas:

  • Jugadores que tienen un buen nivel de juego, son disciplinados y entrenan duro, no logran buenos resultados (pierden sistemáticamente sus partidos)
  • Partidos en los que el marcador, durante la mayor parte del juego, es claramente a favor de un jugador y finalmente el que gana es el jugador contrario
  • Jugadores sin un juego muy destacado son efectivos en ganar partidos y/o representan un «hueso duro de roer» para los jugadores con mejor juego

Entonces, la pregunta obligada es: ¿Cuál es el secreto para tener éxito en este juego?

Para ayudarme a encontrar respuestas a esta incógnita y maximizar mis propios resultados en este apasionante juego, seleccioné y me clavé en un libro que me ha gustado muchísimo. Escrito por Allen Fox (ex-jugador profesional de Tenis, Cuarto finalista en Wimbledon), quien interesado en las variables que condicionan el desempeño estudió un Doctorado en Psicología en la UCLA y hoy es un importante Coach y Consultor. El libro se llama Tennis: Winning the Mental Match

La mejor síntesis que puedo ofrecer es que el Tenis es un juego que reconstituye una práctica básica de la naturaleza humana, un escenario de combate entre 2 contrincantes donde sólo 1 gana (comparable a las luchas de gladiadores, combates cuerpo a cuerpo por un territorio o un bien preciado, luchas por demostrar simplemente la supremacía en una comunidad). Donde el ganar o perder tiene consecuencias, unas muy positivas (premios, reconocimiento, posición en un escalafón, identidad, respeto) las otras simple y dolorosamente lo contrario

En este escenario, en el que se combate con raquetas (a diferencia de los anteriores) se reproduce el mismo nivel de stress y ansiedad que genera la posibilidad de perder y recibir las consecuencias negativas. Entonces, el manejo emocional en la dinámica del juego es una variable fundamental para el éxito a un nivel en el que si bien la fortaleza emocional no asegura ganar el partido, la ausencia de ella te garantiza la derrota sistemática

¿Qué ocurre durante el juego?


La exposición continua a un entorno de stress y ansiedad por no saber el resultado final del juego, genera tal tensión emocional que la mente comienza a generar mecanismos de defensa que son escapes a la situación como soluciones momentáneas (que alivian el stress) pero que a la larga no permiten ganar el juego. Entre las más típicas que exhibimos los tenistas están: enojarse, desconcentrarse, reclamar por algún punto mal cobrado, diseñar excusas para justificar la derrota, entregar el juego contándonos algún “cuento” que nos exime de la responsabilidad de perder (tal como: “me ganó marcando mal los puntos”)

La dificultad para ir lidiando con las diferentes situaciones en el juego y la tensión creciente de mantener la concentración por largo rato, hacen que estos mecanismos de defensa (escapes) sean un alivio a la ansiedad y stress generados aún y cuando a la larga hagan perder el juego

Es una interesante contradicción porque por una parte nos preparamos, entrenamos duro para competir, y “en el momento de la verdad” nos dejamos seducir por estas reacciones automáticas que nos llevan a producir el efecto contrario al que originalmente queríamos

Mientras no logremos manejar estas emociones contraproducentes, no podremos salir adelante en el desafío que representa ganar. Y requiere entrenamiento, prácticas, disciplina y por supuesto UN BUEN COACH, que nos ayude a observar y reflejar en qué momento nos dejamos llevar por los eventos del juego y perdimos la concentración y estrategia definida para ganar la competencia

La orientación entonces es crear una disciplina y prácticas para ir habilitando una estrategia de largo plazo (la duración de todo el juego) y no dar espacio a la invasión de emociones negativas que surgen automáticamente luego de cada jugada (un tiro ganador genera una emoción positiva, un error genera una emoción negativa)

Ahora bien, lo anterior NO es muy diferente a las situaciones que enfrenta un líder en el ámbito de negocios y empresas: un objetivo incierto de lograr, una serie de eventos y situaciones (quiebres) que ayudan u obstaculizan el logro de resultados, un equipo de gente que comete errores y aciertos. La fortaleza emocional del líder para ir creando una plataforma de emociones positivas que habiliten la acción en la dirección correcta es un desafío muy similar al del Tenis

El secreto se dice fácil pero se requiere disciplina, resolución y el apoyo necesario para transformarse en un “jugador efectivo en el arte de ganar”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s