El Poder del Lenguaje – Transformandonos en Momentos Clave

13th_Warrior_4.jpg

Las películas de cine, además de ser entretenidas, nos ofrecen un espacio de aprendizaje. Una dimensión que a mí me llama muchísimo la atención es el de aquellas escenas en las que un grupo de personas, equipo, comunidad tiene que inevitablemente vivir un momento difícil, enfrentarse a alguna circunstanciada adversa, sortear algún obstáculo de magnitudes superiores a las propias fuerzas
Es en estas situaciones, similares a las que la vida nos depara en determinados momentos de nuestra existencia, donde es posible hacer la diferencia en la forma de enfrentarlas y como consecuencia en las posibilidades de éxito. Aquí es donde entra en juego el lenguaje y el poder de las interpretaciones; pues de la manera cómo veamos la situación dependerá si jugaremos como víctimas o emprendedores ante la adversidad
No me refiero a que nos engañemos a nosotros mismos acerca de la contundente desventaja que tenemos frente a la situación, sino más bien a nuestra interpretación de quiénes somos y cómo nos predisponemos a enfrentar los grandes desafíos. Y para ayudarnos en esto, necesitamos tener alguna reflexión, credo o declaración de principios a la mano que nos de serenidad, perspectiva y valentía (arrojo, coraje, resolución) en estos momentos cruciales.
El ejemplo que les comparto en esta entrada, corresponde a la película el 13vo Guerrero, en la que un grupo de vikingos (12) y un árabe (Antonio Banderas) suman fuerzas para apoyar a un anciano rey a luchar contra un malvado enemigo (tribu de guerreros bien organizados, fieros y caníbales) que tiene prácticamente devastada a la población y especialmente a los hombres

En la escena de la batalla final, ante la inminente desventaja de los diezmados guerreros vikingos (4 de los 13 en forma y su líder herido de muerte tras eliminar a la madre de los wendols), llenos de duda, desesperanza y falta de convicción sobre los resultados posibles. En el último momento para entrar ya en combate, aparece el líder (Buliwyf), con gran dificultad para desplazarse, cargando su espada y para auto generarse y conferir valor/coraje/valentía en los demás comienza a decir el mantra (Gloria al Valiente) de los vikingos cuando van a entrar en combate, a la que de inmediato se le suman sus guerreros:
Lo, there do I see my father.
Lo, there do I see my mother and sisters and my brothers.
Lo, there do I see the line of my people back to the beginning.
Lo, they do call to me: They bid me take my place among them
In the halls of Valhalla where the brave may live forever
 !

Como analogía a las organizaciones y la vida personal, qué importante es desarrollar un manifiesto que al invocarlo nos ayude a generar, regenerar y/o recuperar el sentido de porqué hacemos las cosas (para servir a nuestros clientes, para ser feliz, para desarrollarnos en comunidad, para divertirnos haciendo lo que nos gusta, para cultivar la excelencia o cualquier otra declaración) y el valor que como comunidad (familia, empresa, partido político, junta de vecinos, club social, organización sin fines de lucro) le asignamos a tal o cual acción y el fin último que perseguimos y nos hace trascender

Entonces, sin más vamos construyéndonos y proponiendo nuestras propias letanías y mantras para fomentar nuestro valor y el de nuestras comunidades para transformar lo que nos propongamos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s